Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Emblema de la Guardia Civil del Perú
  ... Página principal
   

INSPECTOR DE GUARDIAS GC MARIANO SANTOS MATEOS
"EL VALIENTE DE TARAPACA"

Inspector de Guardias GC Mariano Santos MateosAunque se desconoce la fecha exacta del nacimiento de Mariano Santos Mateos, se sabe con certeza que nació en el año 1850 en el barrio de "La Rinconada" de la Villa de de Lucre, villa enclavada en la quebrada del mismo nombre y que antiguamente pertenecía, como Anexo, al distrito de Oropesa, provincia de Quispicanchis, departamento del Cusco. Sus padres fueron el Coronel EA Carlos Santos Ego, militar argentino que llegó al Perú integrando la Expedición Libertadora comandada por el General argentino don José de San Martín, y que, luego de finalizada la guerra de la independencia, se afincó en la ciudad del Cusco, en la pequeña hacienda llamada "Santa Rosa", contigua al barrio de "La Rinconada", en la Villa de Lucre, y doña Antonia Mateos Chara. Mariano Santos Mateos, cuando joven, viaja a la ciudad de Arequipa para encontrar trabajo y conseguir progreso y bienestar.

Su ingreso a la Guardia Civil 

Instalado en Arequipa, después de algún tiempo, en 1875, logra ingresar al antiguo Cuerpo de Policía "Guardia Civil" que fuera creado el 31 de diciembre de 1873 por el Presidente Manuel Pardo y Lavalle. Ya incorporado en las filas policiales forma parte de los Guardias Civiles de Arequipa.

La Guerra con Chile

El 5 de abril de 1879 Chile, con la finalidad de apoderarse de los territorios salitreros peruanos, declara la guerra al Perú. Mariano Santos, que en aquel entonces tendría entre 28 y 29 años de edad, al momento de producirse la agresión chilena se encontraba prestando servicios en la ciudad de Arequipa y pertenecía a 1ra. Compañía de la Columna “A” de la Guardia Civil de Arequipa.

Inspector de Guardias GC Mariano Santos MateosIniciada la confrontación bélica con Chile en 1879, el Gobierno Peruano movilizó apresuradamente la Armada y el Ejército. En tal sentido se organizó el Ejército Peruano del Sur, disponiéndose que los Prefectos y Sub-prefectos formaran contingentes para engrosar las filas castrenses, uniéndose los Cuerpos Policiales a los del Ejército como Fuerzas de Línea. Como consecuencia de esto, en diferentes circunstancias, muchos efectivos policiales, al fundirse con las tropas del Ejército de Línea, perdieron prácticamente su identidad de origen, lo que no ocurrió con los Guardias Civiles de Arequipa que, debido a su gran número, formaron un Batallón y lograron conservar su identidad.

De esta manera, con motivo de la guerra, se forma, como Fuerza de Línea, el Batallón "Guardias de Arequipa" –organizado con diligencia por el Coronel Alejandro Bezada, a la sazón Prefecto de Arequipa, cuyo mando asumió el mismo, y compuesto por dos Columnas de la Guardia Civil de Arequipa, la Gendarmería de Infantería de Arequipa y Puno y la Guardia Nacional de Arequipa, con un total de 560 hombres- el cual es movilizado y conducido, por su primer jefe, al Teatro de Operaciones, siendo este Batallón, formado en su mayoría por miembros de la Guardia Civil, uno de los primeros contingentes que llegó al frente de batalla donde fue incorporado a la III División del Ejército Peruano del Sur, acantonada en Iquique y compuesta además por el Batallón de Infantería “Ayacucho” Nº 2 del Ejército Peruano de Línea, División, que, luego del fallecimiento del Coronel Alejandro Bezada, sería comandada por el Coronel Francisco Bolognesi Cervantes.

Durante la guerra del guano y del salitre en toda la sucesión de enfrentamientos con el invasor estuvieron presentes los miembros de los Cuerpos Policíales (Guardia Civil y Gendarmería) quienes, junto a los soldados de línea, combatieron en los campos de batalla, deviniendo muchos policías en héroes anónimos.

Mariano Santos Mateos parte con su Batallón el “Guardias de Arequipa”, fuerte de 560 plazas e integrado por seis Compañías de la Guardia Civil y una Columna de Gendarmes, llegando al Puerto de Pisagua a mediados de abril de 1879. Mariano Santos Mateos y los integrantes de su Batallón intervinieron desde el comienzo de la conflagración armada.

Vencedor de Tarapacá

Coronela del BI 2do de Línea del Ejercito de Chile que fuera capturada por el Guardia Civil Mariano Santos Mateos del BI Guardias de Arequipa en la Batalla de TarapacáDespués de la batalla de San Francisco, ocurrida el 19 de noviembre de 1879, 8 días después, el 27 de noviembre de 1879, se produjo el triunfo de las armas peruanas en la Batalla de Tarapacá, en la cual Mariano Santos, en el fragor de la batalla, arremetió, con la bayoneta, contra el enemigo y luego de un porfiado combate cuerpo a cuerpo, llega hasta el lugar donde se encontraba el abanderado, a quien le arrebató, a bayonetazos, la coronela (estandarte) del Regimiento "2º de Línea" de la Infantería del Ejército chileno; hazaña que incidió en la victoria sobre el engreído ejército adversario.

El escritor tacneño Modesto Molina, que como redactor del “Boletín de Guerra” concurrió acompañando al Ejército del Perú en toda la campaña de 1879, escribió este vivido relato en las páginas de dicho Boletín y que luego consignó en su obra “Hojas del proceso”, publicada en 1880 y reeditada parcialmente en 1922, que, textualmente, dice:

A las 12 del día (27 de noviembre de 1979), estaba pronunciada la completa derrota del enemigo. A los que abandonaban las ultimas casas del costado derecho del río se les dejó, por no merecer su captura, la vida de un hombre mas.

Mientras tanto, en la parte alta de la quebrada, se renovaba a cada momento el combate por parte del enemigo, teniendo, a cada momento también, que ceder dejando artillería en su retirada.

En esos instantes, una aclamación general sube al cielo de en medio de los combatientes. ¿Qué sucede? A la distancia, rodeado de una legión de vencedores, se presenta un hombre alto, de musculatura delicada, tostado por el sol y de altivo continente. ¿Quién es ese tipo de romano? ¡Ah!; es Mariano Santos, del Batallón Guardia de Arequipa, que trae una bandera que bate por los aires en señal de victoria.

En ese combate, que enaltecerá siempre nuestras armas y que ocupará en las guerras americanas una página honrosa, hubo un humilde soldado que, desde el principio de la batalla, dedicose a conquistar un testimonio justificativo del triunfo, que creía seguro.

Se colocó frente a frente del grupo enemigo que defendía el estandarte, y que ese valiente seguía con ansiedad, con interés y hasta con impaciencia los movimientos que de un punto a otro hacían los contrarios, para salvar la insignia del cuerpo invasor. Santos contempla esos movimientos, desesperado a veces, alegre otras, seguido de un puñado de héroes, tan audaces como el, en quienes dominaba la misma idea de arrebatar el estandarte chileno, cuyos defensores disminuían cada momento, bajo el fuego de nuestros rifles.

Por fin llegó la hora deseada. Los enemigos, dominados por el pánico, emprendieron la fuga; pero no debían huir llevándose el pendón orgulloso que, para hacer mas grave el ultraje de la invasión, había Chile colocado presidiendo sus legiones insolentes al son de músicas marciales, que resonaban como un eco de muerte en el desamparo de los campamentos.

De repente, se escucha una voz de trueno, espantosa de ¡a la carga!; y Santos a la cabeza de sus compañeros, se precipita como una jauría sobre sus contrarios, cayendo el primero entre el grupo fugitivo y arrebatándole a bayonetazos el precioso trofeo. Todos los que lo defendían cayeron como segados por una hoz formidable.

La victoria era nuestra. Su mejor y más espléndido comprobante lo traía Santos en sus manos poderosas y al presentarlo en nuestros vivacs, resonaban los hurras y los himnos de triunfo.

Desde ese momento todo nuestro ejército se constituyó en escolta de ese pedazo de lienzo recamado, que representaba a Chile vencido y castigado.

Inspector de Guardias GC Mariano Santos MateosEl notable historiador peruano Jorge Basadre Grohmann en su obra Historia de la República del Perú 1822 - 1933, Octava Edición corregida y aumentada, Tomo 7, página 1767, Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma", escribe:

LA BATALLA DE TARAPACA

Fue allí cuando el soldado Mariano de los Santos, oriundo de Urcos, arrancó con sus manos la bandera del 2º de línea. Pertenecía Santos a la primera compañía de Guardias de Arequipa.

Sin embargo, sin pretender desautorizar la afirmación del notable historiador peruano, Mariano Santos no fue soldado del ejército de línea sino Policía del Cuerpo "Guardia Civil" y no nació en Urcos sino en el barrio de "La Rinconada" de la Villa de Lucre.

El Teniente General GC (R) Oscar Olivares Montano, Diputado por Lima, en el Punto 10º de la Exposición de Motivos del Proyecto de Ley reconociendo el 31 de diciembre de 1873 como fecha de creación de la Guardia Civil del Perú y declarando Héroe Nacional al Guardia Civil Mariano Santos Mateo, presentado por él al Congreso de la Nación, el 20 de agosto de 1981, afirma:

El Presidente del Centro de Estudios Históricos Militares del Perú, Doctor Geraldo Arosemena Garland, el 16 de noviembre de 1979, dio testimonio escrito a la Guardia Civil del Perú, de que por D.S. del 31 de diciembre de 1873 se organizó la Guardia Civil, con la función de prevenir los delitos y faltas, perseguir a los delincuentes y velar por los derechos ciudadanos. Igual aseveración hace el presidente de la Academia Nacional de Historia, Doctor Félix Denegri Luna, el 17 de noviembre de 1979. Ambas autoridades de la Historia Nacional, respaldan documentadamente que el Guardia Civil Mariano Santos Mateo, tomó del enemigo el Estandarte del 2º de Línea, en la gloriosa Batalla de Tarapacá.

Fue tal el arrojo y la valentía del Guardia GC Mariano Santos, que los Partes de Guerra de la Batalla de Tarapacá, suscritos por los Coroneles Francisco Bolognesi, Belisario Suárez y el General Juan Buendía el 27 de noviembre de 1879, no solo citan su nombre con encomio, sino que también exaltan, de manera muy especial, el notable desempeño de los Guardias Civiles de Arequipa, quienes por haber conformado uno de los Batallones más osados y resueltos, y estar en la vanguardia, sufrieron la mayor cantidad de bajas en las filas de los combatientes peruanos.

El primero de esos elogios fue suscrito por el Coronel Francisco Bolognesi Cervantes, quien al elevar el respectivo Parte de Guerra a su Estado Mayor General se refirió a las acciones del 27 de noviembre de 1879 con las siguientes palabras:

Tengo la satisfacción de participar a Ud., para conocimiento del General de División en Jefe del Ejército, que el día de ayer, en momentos de haber ordenado que la División de mi mando se alistase para continuar la marcha sobre Arica, según lo dispuesto por ese Estado Mayor General, como a las 9 de la mañana se tuvo noticia de que el Ejército enemigo coronaba las alturas de Tarapacá; y que, por la derecha e izquierda de la quebrada de dicho pueblo, se encontraban fuerzas listas para emprender ataque sobre las nuestras.

Inmediatamente, Ud. dio orden que la División de mi mando saliese a tomar posesión de las alturas opuestas a las que ocupaba el enemigo.

Verificado este movimiento, y habiéndose visto que el enemigo, dentro de la quebrada, avanzaba hacia nosotros por nuestro flanco izquierdo, hallándose a corto tiro de rifle, ordené que avanzasen los dos Cuerpos de la División de mi mando y rompiesen los fuegos sobre ellos, pues ya se encontraban ocupando una altura inmediata.

Empeñado el combate y rechazados de su posición por el valor e intrepidez de nuestros entusiastas soldados, avanzamos sobre él hasta que nos posesionamos en un punto en donde se empeñó con mayor encarnizamiento la lucha, habiendo sido el Regimiento "Segundo de Línea" y otros Cuerpos del enemigo los que nos hacían resistencia parapetados en las casas, tapias y matorrales.

Viendo que el enemigo continuaba posesionado ventajosamente, se prendió fuego a unas habitaciones, cuya iniciativa fue tomada por los Capitanes D. José Camilo Valencia, del Batallón 2º Ayacucho, y D. Rudecindo López, del "Guardias de Arequipa", con el fin de sacarlos de sus atrincheramientos, lo que condujo a esparcir el pánico en las filas enemigas, poniéndose en fuga, arrojando al suelo sus rifles después de haber sido arrancada de sus manos la Bandera Nacional del Regimiento "Segundo de Línea" por el soldado Mariano Santos, de la 1ª Compañía del "Batallón de Guardias de Arequipa", y tomándose, asimismo, muchos prisioneros, quedando el campo cubierto de centenares de muertos y heridos....

El Coronel Belisario Suárez, que era jefe del Estado Mayor General del Ejército del Sur, dijo en su parte oficial, del 27 de noviembre de 1879:

La 3ra. División del Ejército, si no se hizo como la anterior, centro de operaciones porque no se lo permitió su puesto en la línea, escribió su nombre en esta jornada, de tal suerte que están en su poder un estandarte enemigo, el del “2º de Línea”, tomado por el Guardia de Arequipa Mariano Santos. Muchos de los prisioneros probaron el denuedo de la lucha y la generosidad después de la victoria. El Señor Comandante General, Coronel Francisco Bolognesi, estuvo a la altura de sus soldados que caracterizan a aquellos cuya presencia en las filas enemigas hacían rendir banderas, y el Batallón “Guardias de Arequipa”, por sus certeras punterías, por el orden y serenidad, hizo suyo gran parte del honor de este triunfo en que Columnas de infantes naturalmente señaladas como víctimas de su propio valor evidenciaron una vez más la superioridad del valor y de la disciplina sobre los elementos que pueden oponerle los adelantos de la guerra moderna....

La honrosa mención del nombre y de la proeza de Mariano Santos Mateos en los citados documentos oficiales de guerra referidos a la victoriosa acción de armas de Tarapacá, constituye un privilegio extraordinario, por que el fue el único miembro del Personal de tropa que recibió tal distinción.

 

Batalla de Tarapacá - Cuadro de Aguirre Jaramillo (1926)

Fotograbado tomado del cuadro de Aguirre Jaramillo (1926), existente en el Museo Histórico Militar del Perú con sede en la Fortaleza del Real Felipe, que presenta una escena de la Gloriosa Batalla de Tarapacá, al Oeste de la quebrada del mismo nombre y en donde la valerosa infantería peruana coronó la colosal victoria del 27 de noviembre de 1879. En esta batalla tuvo un notable desempeño el Batallón "Guardias de Arequipa", habiendo sido uno de sus miembros, el Guardia Civil Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá, el que logró capturar, para las armas peruanas, la coronela (bandera de guerra) del Regimiento "2º de Línea" de la Infantería del ejército chileno. La acción de Santos fue decisiva para que el Ejército del Perú venciera al ejército de Chile en dicha batalla.

 

Reconocimiento y ascenso

La acción de Mariano Santos fue calificada de hecho grandioso, por cuanto arrebatar al enemigo su estandarte nacional de guerra, distintivo de su nacionalidad, no solo constituye un trofeo sin parangón sino que esa acción tiene sus efectos en las tropas adversarias, al bajarles severamente su moral, predisponiéndolas, acaso, para la derrota.

El 11 de enero de 1880, en Arica, se dio a conocer la Orden General del Ejército Peruano del Sur dictada por su Comandante en Jefe Contralmirante Lizardo Montero, quien asumió dicha Jefatura en reemplazo del General Juan Buendía. En dicha Orden, Montero, en representación del Supremo Gobierno, llamó a Mariano Santos Mateos, por su acción, "el Valiente de Tarapacá" y reconoció y exaltó su heroísmo, con las siguientes palabras:

Arrebatar al enemigo en el campo de batalla los distintivos de nacionalidad, que son defendidos con predilección, es un hecho grandioso que tiene por recompensa el homenaje que se rinde al valor, y no se cumpliría con un sagrado deber si se pasara inadvertida la heroica y patriótica acción del Guardia Mariano Santos del Batallón Guardia Civil de Arequipa, quien en el fragor del combate, se apoderó el 27 de Noviembre ultimo, en el campo de Tarapacá, del estandarte chileno del Regimiento Segundo de Línea, adquiriendo con ese trofeo un testimonio de nuestro triunfo, un timbre de orgullo de nuestras armas y una reliquia para la Patria que verá en ella la reminiscencia de espléndida y heroica victoria.

El Ejército se honra en contar a Santos entre sus compañeros. Felizmente la guerra presentará, más de una oportunidad para que nuestros soldados puedan imitar y tal vez exceder al “Valiente de Tarapacá”. Pero ellos deben tener presente, a la hora de la prueba, que el sacrificio por la patria, es deber, y que ésta no olvida nunca y recompensa siempre a los que la aman y defienden heroicamente.

¡Salud al bravo Mariano Santos!.

Días después, en ceremonia realizada en Arica el 31 de enero de 1880, al término de la celebración del Te deum en la Iglesia de San Marcos, Mariano Santos Mateos fue ascendido a la Clase de Inspector de Guardias (grado equivalente, en aquel entonces, al de Teniente del Ejército), habiéndosele entregado su correspondiente Despacho además de un premio pecuniario de 500 soles de plata, ordenándose que el estandarte arrebatado al enemigo quedara en la Capilla Central de Arica momentáneamente, hasta que fuera depositado en la Catedral del Cusco, por ser la Iglesia Mayor del Departamento donde naciera Mariano Santos (Lucre).

Ernesto A. Rivas, prestigioso maestro y destacado escritor describe en 1900, con magistral precisión histórica en uno de los volúmenes de la obra “Nuestros Héroes”, la participación de nuestro héroe en la Batalla de Tarapacá y lo hace en los siguientes términos:

En la Orden General del Ejército acantonado en Arica, correspondiente al día 30 de enero de 1880, se invitaba a los señores Comandantes de División y demás altos jefes y funcionarios públicos para que acompañasen al señor General, Jefe del Primer Ejército del Sur, a oír la misa de costumbre en el siguiente día 31. Curiosidad y no pequeña, causó esta cita entre los invitados y todos esperaron impacientes el momento en que se descifrara el enigma que guardaba.

Llegó éste y el Contralmirante Lizardo Montero, seguido de la selecta comitiva y rodeado por compacta multitud, se dirigió a los corredores del Consulado inglés, donde acostumbraba presenciar el católico sacrificio que se celebraba en la plaza principal del puerto.

Terminada la augusta ceremonia, el General Montero subió las gradas de la Iglesia, recibiendo los honores debidos a su alta categoría militar y deteniéndose en la última, paseó la vista por todo el ejército marcialmente formado y llamó en voz alta: Mariano de los Santos.

En medio del respetuoso silencio que sucedió a estas palabras, se vio salir de las filas de la Columna “Guardias de Arequipa” a un joven soldado, que con porte digno y lentamente se llegó al General Montero llevando en alto un estandarte chileno bordado de oro.

Todos los que habían asistido al glorioso combate de Tarapacá reconocieron en el modesto soldado al heroico combatiente de aquel día, que había logrado conquistar con su valor el valioso trofeo de victoria que en las manos llevaba.

El General Montero cogió el pabellón enemigo y desplegándolo, mostrólo al ejército con estas palabras: "Señores Comandantes Generales, Jefes, oficiales y soldados del Ejército: Este símbolo de gloria militar que veis en mis manos es el estandarte del Batallón Segundo de Línea de la República de Chile, que en Tarapacá, en el terrible y desigual combate del 27 de noviembre, fue arrebatado a nuestros enemigos por el Guardia Mariano de los Santos (y lo señaló a éste).

Los pueblos que, como el Perú, saben premiar a sus leales y valientes defensores no olvidan nunca hechos como el de este bravo soldado. La Nación dará, pues, a Mariano de los Santos, la recompensa que merecen sus virtudes militares y la gloria conquistada por él en el campo regado con la sangre de sus compañeros.

Yo, por mi parte, además de recomendarlo a la consideración nacional y a la justificación del Gobierno, quiero darle una prueba palpable de mi admiración, entregándole el título de Inspector y 500 soles de plata para que pueda presentarse ante sus compañeros llevando como es debido el uniforme de la clase a que lo asciendo, en uso de las facultades consiguientes al puesto que ocupo.

Este estandarte quedará en esta Capilla hasta que llegue la época en que sea depositado en la Catedral donde Santos vio la luz primera, para que allí sea el símbolo que perpetúe un gran triunfo e inmortalice a un buen hijo de la Patria.

¡Soldados!: ¡imitad el ejemplo de Mariano de los Santos!

¡Viva el ejército vencedor de Tarapacá!

A este corto y elocuente discurso siguió una diana general tocada por las bandas de guerra y de música y los atronadores vivas dados por la multitud al humilde héroe de la brillante jornada del 27 de noviembre de 1879, cuyo mérito acababa de ser honrado.

Respecto a dicho acontecimiento Jorge Basadre Grohmann en su obra citada, Tomo 7, página 1769, anota:

EL ASCENSO DE MARIANO DE LOS SANTOS

En una ceremonia celebrada en la puerta de la iglesia San Marcos de Arica, el contralmirante Lizardo Montero ascendió el 31 de enero de 1880 al guardia Mariano de los Santos por su hazaña al apoderarse del estandarte del regimiento chileno 2º de línea, en la batalla de Tarapacá. El estandarte quedó en dicha iglesia; pero luego fue llevado a la de Tacna. Allí lo encontraron los chilenos. Fue devuelto a su regimiento en una ceremonia que se efectuó en Lurín el 11 de enero de 1881.

El Inspector de Guardias Mariano Santos Mateos fue designado Oficial Abanderado del Batallón "Guardias de Arequipa", que comenzó a figurar con el número 25 entre las Unidades de Combate.

Ostentando su nuevo grado Mariano Santos participa en la Batalla de Tacna o del Alto de la Alianza, el 26 de mayo de 1880, donde es gravemente herido, marchando, luego de esta batalla, junto a los efectivos encabezados por el Coronel Andrés Avelino Cáceres -quien se preparaba para defender la zona central del Perú-, hacia Tarata, Puno y Cusco.

Como consecuencia de las heridas de gravedad que sufrió en la batalla de Tacna Mariano Santos fue imposibilitado de seguir combatiendo en los frentes de batalla.

 

Bandera del Batallón de Infantería 2do. de Línea del Ejército de Chile

Fotografía que muestra el momento en que, en una ceremonia que se efectuó en Lurín el 11 de enero de 1881, es devuelta al Regimiento "2º de Línea" de la Infantería del Ejército de Chile su insultada y mancillada coronela (bandera regimentaria de guerra) que perdiera, en la batalla de Tarapacá, a manos del Guardia Civil Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá. Los chilenos encontraron la coronela en la iglesia de Tacna.

 

El Ciudadano

Contrajo matrimonio con doña Julia Herrera, unión de la que no hubo descendencia.

Dedicado durante algún tiempo a las labores agrícolas, en Lucre, marchó luego por los valles subtropicales de la provincia de La Convención, empleándose en 1893 como administrador de la hacienda "Huiro". Siete años más tarde, de retorno a su lugar natal y cuando se hallaba empleado en la hacienda "Chingo", falleció de pulmonía el 7 de octubre de 1900, a la edad de 50 años, y fue sepultado en el Cementerio de Oropesa.

Homenajes en la República del Perú

  • Monumento en el Cusco al Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, el Valiente de TarapacáEn 1979 en el Patio de Honor del Centro de Instrucción de la Guardia Civil (C.I.G.C.), ubicado en la Urbanización La Campiña, distrito de Chorrillos, Lima, junto al Cenotafio que en 1975 la Guardia Civil levantó -en reemplazo del cenotafio que fuera inaugurado el 30 de agosto de 1932 en el antiguo local del C.I.G.C. de la Avenida Sebastian Lorente Ibáñez Nº 769 en los Barrios Altos del Cercado de Lima- para honrar a sus héroes y mártires, se erigió un busto de Mariano Santos con una placa que mostraba la siguiente inscripción: La Guardia Civil del Perú rinde su homenaje al Guardia Civil Mariano Santos Vencedor en la Batalla de Tarapacá, y demás miembros de la Institución que se sacrificaron defendiendo heroicamente a la patria en Pisagua, San Francisco, Tarapacá, Tacna, Arica, San Juan, Miraflores, Campaña de la Breña como elementos de refuerzo integrados al Ejército de Línea durante la Guerra del Pacífico. 1879 - 27 de noviembre de 1979. Este busto. varios años mas tarde, fue entregado al Museo de la Guardia Civil, que ocupaba un recinto en el Cuartel "Guardia GC Manuel Gutiérrez Candia" sede de la 24ª Comandancia de la Guardia Civil - Caballería, luego de ser reemplazado por otro que fue colocado, el 30 de agosto de 1982, dentro del área donde se levantaba el Cenotafio y delante de este.

  • La X Promoción 1979 de la Gran Unidad Escolar de la Benemérita Guardia Civil y Policía "Túpac Amaru" lleva su nombre.

  • La Promoción de Oficiales de la Guardia Civil 1981 egresada de la Escuela de Oficiales del Centro de Instrucción de la Guardia Civil ostenta su nombre.

  • El Congreso de la República aprobó la Ley Nº 23316, promulgada el 6 de noviembre de 1981, mediante la cual se le declara Héroe Nacional por su acción heroica y ejemplar, cumplida en la Batalla de Tarapacá el 27 de noviembre de 1879, disponiendo además que la plaza principal del distrito de Lucre, provincia de Quispicanchis, departamento del Cusco, lugar de su nacimiento, se denominará Inspector de Guardias Mariano Santos, debiéndose colocar en la Cripta de los Héroes de la Guerra del Pacífico, ubicada en el Cementerio "Presbítero Matías Maestro", una placa con su nombre.

  • Desde 1982 el antiguo Centro de Instrucción de la Guardia Civil del Perú, cuyo local, ubicado en el distrito de Chorrillos, actualmente lo ocupa, desde 1987, la Escuela de Oficiales de la Policía Nacional del Perú, ostentaba el nombré del Inspector de Guardias GC Mariano Santos, nombre que actualmente conserva la Escuela de Oficiales de la Policía Nacional del Perú.

  • Monumento al Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá, en San Borja, Lima, PerúEl 30 de agosto de 1982 en la Galería de Héroes Nacionales de la Benemérita Sociedad Fundadores de la Independencia, Vencedores del 2 de mayo de 1866 y Defensores Calificados de la Patria fue develado el busto del Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, obra del notable escultor peruano Profesor Joaquín H. Ugarte Ugarte.

  • Durante la década de los 80 del siglo XX se inaugura, en la plaza principal de Lucre, un busto en su honor.

  • El 26 de noviembre de 1986, en la Cripta de los Héroes de la Guerra del Pacífico del Cementerio "Presbítero Matías Maestro", se develó una placa recordatoria de Mariano Santos.

  • Monumento al Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá, en Arequipa, PerúEl 15 de julio de 1987 la Dirección General de Correos y Telégrafos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú dispuso la emisión y circulación de sellos postales con la efigie del Valiente de Tarapacá.

  • En 1993 se inaugura frente al Patio de Honor de la Escuela de Oficiales "Mariano Santos" de la Policía Nacional del Perú un nuevo cenotafio, en reemplazo del antiguo cenotafio levantado por la Guardia Civil en 1975, que ostenta los bustos de dos Héroes Nacionales del Perú, y Héroes Máximos de la Guardia Civil: El Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá y el Capitán GC Alipio Ponce Vásquez, el Titán de Carcabón.

  • El 24 de julio de 1994, en el distrito de Jacobo Dickson Hunter de Arequipa, se inauguró el parque “Héroes de la Policía Nacional del Perú – Inspector de Guardias Mariano Santos Mateos", en dicho parque se levanta un busto con la imagen del Valiente de Tarapacá.

  • El 25 de agosto de 1994, en la 11ª cuadra de la avenida Augusto B. Leguía de la ciudad de Tacna, se inauguró la plaza “Mariano Santos Mateos” develándose un busto con su imágen.

  • El 6 de diciembre de 1994 se inaugura, en el distrito de San Borja, un monumento en su honor y el 10 de diciembre de 1994 se inauguró un monumento de Mariano Santos Mateos en el Paseo de los Héroes de la ciudad del Cusco, diseñado por la Escuela de Bellas Artes “Diego Quispe Títo” y fundido en la maestranza del Ejército del Perú (Fuerte “Barbones”).

  • Monumento al Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá, en Lucre, Cusco, PerúDurante el segundo lustro de la década de los 90 del siglo XX se inaugura, en Lucre, otro monumento en su honor. Igualmente en las ciudades de Huancavelica e Ica (en la plazuela Mariano Santos de la Urbanización Luren de esta ultima ciudad) han sido levantados bustos con la imágen de Mariano Santos.

  • El 27 de noviembre de 1996, en el parque Héroe Nacional Inspector de Guardias Mariano Santos Mateos del distrito de Surco en Lima, se inaugura un busto con su imágen.

  • El Congreso de la República aprobó la Ley Nº 27018 del 11 de diciembre de 1998, mediante la cual "precisase la Jerarquía del Héroe Nacional Mariano Santos Mateos como Inspector de Guardias corresponde al Grado de Alférez de la Policía Nacional del Perú".

  • Desde el 25 de agosto de 2000 sus restos reposan en la Cripta construida en el Parque Ecológico Camposanto "Santa Rosa de Lima" para conservar los restos de los héroes y mártires de la Policía Nacional del Perú.

  • El 19 de julio de 2002 el presidente del Congreso de la República, Carlos Ferrero Costa inauguró la Sala Alférez Mariano Santos Mateos, en homenaje al Valiente de Tarapacá. En esta sala, situada en el segundo piso de la sede del Congreso, se exhibe una espada original con su empuñadura, así como pertenencias y medallas del héroe de la Guardia Civil del Perú.

  • Compañía Mariano Santos MateosEn el primer lustro de la primera década de 2000 se forma la Compañía "Alférez Mariano Santos" -cuyos miembros visten uniformes inspirados en los usados por la Guardia Civil del Perú de finales de la década de los 70 del siglo XIX- como Unidad Ceremonial de la Policía Nacional del Perú.

  • El 26 de noviembre de 2004, en la Plaza de la Peruanidad de la Embajada del Perú en Brasil, fue develado el busto de Mariano Santos Mateo.

  • El Congreso de la República aprobó la Ley Nº 29161 del 18 de diciembre de 2007 que al Alférez Mariano Santos le confiere el grado honorífico de Gran General de la Policía Nacional del Perú.

  • Monumento al Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá, en San Borja, Lima, PerúEn la mañana del lunes 31 de diciembre de 2007, en el patio de honor del palacio de gobierno, el Ministro del Interior Economista Luís Alva Castro anunció que el Salón de los Embajadores del Palacio de Gobierno llevará el nombre del héroe nacional Alférez Mariano Santos Mateos. Dicha sala presenta en sus paredes la imágen del Héroe Nacional y un cuadro alegórico a la victoria en la Batalla de Tarapacá, donde se ve a Mariano Santos en actitud altiva sosteniendo en sus manos la coronela del Regimiento "2º de Línea" de la Infantería del ejército dizque "siempre vencedor y jamás vencido" ante la impotencia de los invasores vencidos y que humillados yacen tendidos en el suelo rendidos a los pies del Valiente de Tarapacá y con la frustración de no poder recuperar aquel insultado y mancillado símbolo de la nacionalidad de ellos y que representa al país sureño vencido y castigado por osar invadir territorio peruano, además de vitrinas con las diferentes condecoraciones que otorga la Policía Nacional del Perú, una réplica de la espada de Mariano Santos y algunos otros recuerdos de su vida.

  • El 25 de marzo de 2009 en ceremonia realizada en el Hall del Centro de Altos Estudios Nacionales fue colocado el busto del Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateo, héroe nacional y Gran General y Patrono de la Policía Nacional del Perú.

Haga clic con el ratón sobre la foto para ampliarla
Salón Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateos del Palacio de Gobierno del Perú
bibliografía

  • Revista de la Guardia Civil del Perú, Año XLVII Nº 382, Noviembre-Diciembre 1979, artículo: La GUARDIA CIVIL EN LA GUERRA CON CHILE - El Batallón "Guardias de Arequipa" en la Campaña del sur, por Joaquín H. Ugarte y Ugarte, páginas 20-24. Articulos relacionados con el tema, escritos por el Profesor Joaquín H. Ugarte y Ugarte, han sido publicados en la Revista de la Guardia Civil del Perú en sus numeros 377 y 378, correspondientes a los bimestres Enero-Febrero y Marzo-Abril de 1979.

  • Revista de la Guardia Civil del Perú, Año XLX, Nº 400, Noviembre-Diciembre 1982, artículo: El 103 aniversario de la gloriosa batalla de Tarapacá, página 49.

  • Revista de la Guardia Civil del Perú, Año XLIV, Nº 422, Noviembre-Diciembre 1986, artículo: Mariano Santos Mateos símbolo de coraje, valentía y amor a la patria, por Gustavo Tello Bashi, página 1.

  • Revista de la Guardia Civil del Perú, Año LVI, Nº 434, Noviembre-Diciembre 1988, artículo: Mariano Santos Mateo, el Valiente de Tarapacá; su heroica hazaña perdurará en la eternidad, páginas 59-60.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Año 1, Nº 3, Diciembre 1989, artículo: Mariano Santos Mateo, el Valiente de Tarapacá, su hazaña trazó en el horizonte el camino de gloria para los policías peruanos, páginas 24-25.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Año 5, Nº 26, Noviembre 1993, artículo: Honor y gloria a Mariano Santos, páginas 8-10.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Año 8, Nº 55, Noviembre 1996, artículo: Mariano Santos el Valiente de Tarapacá, por Rogelio Jurado Lívano, páginas 12-14.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Año 9, Nº 61, Mayo 1997, artículo: Nuestra Policía en la Guerra del Pacífico, por Oscar Loo Lira, páginas 35-39.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Año 9, Nº 64, Noviembre-Diciembre 1997, artículo: Héroe nacional Mariano Santos Mateos paradigma del auténtico policía de ayer, hoy y siempre, por el Dr. Rogelio Jurado Lívano, páginas 36-38.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Año 13, Nº 80, Octubre-Noviembre-Diciembre 2001, artículo: Honor y gloria al Alférez Mariano Santos Mateos, el Valiente de Tarapacá, páginas 18-23.

  • POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ - EN LA SENDA DEL VALIENTE DE TARAPACÁ - MARIANO SANTOS MATEOS - HÉROE NACIONAL, tríptico editado por la Dirección de Información de la Policía Nacional del Perú con motivo de su XIII aniversario, Lima, Perú, 2001.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Edición Electrónica, Nº 32, Noviembre-Diciembre 2006, artículo: Honor y gloria al Héroe Nacional Alférez Mariano Santos Mateos - "El Valiente de Tarapacá", por Oscar Loo Lira.

  • Revista de la Policía Nacional del Perú, Edición Electrónica, Nº 32, Noviembre-Diciembre 2006, artículo: A propósito del 127 Aniversario de la Batalla de Tarapacá - Nuestra Policía en la Guerra del Pacífico, por Oscar Loo Lira.

  • El Valiente De Tarapacá - Mariano Santos, libro escrito por Rogelio Jurado Lívano, 208 páginas, Lima, Perú, 1992.

Elaborado sobre la base de información oficial de la Guardia Civil del Perú

 

18490